10º Informe sobre exclusión sanitaria.

sanidad_universal_EDIIMA20130524_0465_15 Foto sacada de aquí

Muy buena amiguis.

Hoy os traigo un informe que, si bien es largo, merece la pena echarle al menos un ojo, se trata de un trabajazo que han realizado los compañeros de ODUSALUD, una plataforma valenciana que a día de hoy engloba a más de 78 organizaciones, y que nació por la preocupación tras la entrada del RD 16/2012. Junto a plataformas como ésta también está REDER, se trata de lugares donde el personal sanitario denunciamos y presentamos casos de exclusión sanitaria.

Desde noviembre de 2012 se han recogido 1252 vulneraciones del derecho a la salud en la Comunidad Valenciana.

Este informe en concreto, el décimo que se realiza, se produce en un momento en el que coinciden tres circunstancias:
a. Hace ya 3 años que se publicó en el BOE el Real Decreto ley 16/2012,
b. Dentro de un mes se producen unos comicios en los que los ciudadanos tendrán que elegir a sus representantes en communidades y en los ayuntamientos,
c. Hace unos días  el ministro de Sanidad anunció, a un medio de comunicación, que se reformaría ese decreto con la promesa de devolver la asistencia universal en atención primaria.

Permitidme señalaros algunas de las conclusiones a las que se ha llegado tras la elaboración de este informe:

1. El ritmo de notificaciones en los úlltimos meses ha aumentado, a pesar de algunos programas autonómicos (como el Programa Valenciano de Protección de la Salud) de intentar paliar dicho decreto de exclusión.
2. El programa valenciano de Protección de la Salud ya implantado carece de una estrategia informativa     adecuada,  tanto a nivel  mediático y social, como de los propios centros sanitarios. Como consecuencia su aplicación es escasa, lo que limita sus posibilidades de mejorar el acceso a la asistencia sanitaria de las personas excluidas. Los números aportados por la propia Administración reconocen que el porcentaje de usuarios incluidos en el PVPS no llega al 6% de los que perdieron el derecho a tener la tarjeta sanitaria. Lo que deja a la vista que dichos programas son claramente insuficientes.
3. La medida anunciada por el Ministerio de Sanidad, no deja de ser una declaración de intenciones, seguramente     se concretará en el próximo Consejo Interterritorial (después de las elecciones  de mayo). Las características de lo conocido extraoficialmente de ese proyecto es que es aún más restrictivo que los programas que hay en algunas unidades Autónomas, como el Programa Valenciano de Protección de la Salud cuya ineficacia se ha demostrado en nuestros informes.
4. El Observatorio mantendrá la notificación de vulneraciones del derecho universal a la atención sanitaria en la Comunitat así como su compromiso de informar  a la Sociedad Civil y sus instituciones de las consecuencias del mismo.
5. Ante los comicios de mayo, el Observatorio exige a los partidos políticos que se comprometan a garantizar y hacer efectivo el Derecho Universal a la asistencia sanitaria.
6. Las situaciones más  raves detectadas se relacionan con la falta de acceso de pacientes a pruebas diagnósticas, a una continuidad asistencial adecuada o al tratamiento efectivo. Esta falta de acceso tiene su origen tanto en limitaciones económicas como administrativas.
7. Entendemos de extrema gravedad las incidencias relacionadas con irregularidades, como la facturación, y desatención a menores y otras personas como embarazadas o pacientes usuarios de urgencias que, incluso tras el RDL 16/2012, deberían ser atendidos sin mediación de factura
8. Especialmente llamativo es que una parte importante de estas incidencias se estén dando en ciudadanos y  ciudadanas de la UE.  En la mayor parte de casos  se producen  por la ausencia del documento acreditativo de su país sobre la exportación del derecho sanitario; en otros, aunque en menor medida, se producen por la situación de precariedad de recursos.
9. Al alejar a las personas de los centros sanitarios, la exclusión sanitaria se amplía a actividades fundamentales que allí se realizan y a  las que,  pese a los cambios normativos,  siguen teniendo derecho,  como son la educación para la salud, la promoción de salud y     prácticas preventivas insustituibles como la vacunación. Esta situación expone a las personas excluidas y al conjunto de la población a graves riesgos.
10. Quedan desprotegidas todas aquellas personas que se encuentren en el plazo que transcurre durante el tiempo mínimo exigido de empadronamiento en la comunidad autónoma; que es independiente del tiempo que lleve viviendo en España esa persona.
11. El conocimiento sobre los sucesivos cambios normativos y su aplicación debe extenderse a los usuarios, asociaciones, plataformas, centros de información y otros agentes involucrados en la atención social de los colectivos afectados, para que puedan ejercitarse adecuadamente los derechos reconocidos.

No es poco todo lo que se demuestra, estamos en una situación crítica y cada día se producen casos de exclusión, denegaciones de asistencia y limitaciones de un derecho que debería ser incuestionable.

Estamos en un momento crucial para exigir a ayuntamientos y gobiernos unas leyes justas que aseguren una asistencia sanitaria universal y gratuita, que no se use como moneda de cambio o valor sobre el que especular. Mientras tanto, muchos seguimos, y seguiremos, al pie del cañón.

(Aquí tenéis el enlace al texto completo, ¡gracias!)

Este gobierno perjudica seriamente su salud y la de los que están a su alrededor.

Llevamos todo el año hablando del Ébola, lo veíamos en la tele, nos daban cifras sobre a cuanta gente estaba aniquilando, e incluso algún avezado se atrevía a leer lo que muchos valientes y concienciados escribían desde el ojo del huracán.

Pero no ha sido hasta ahora que se ha convertido en Trending topic en nuestro país, ahora copa absolutamente medios y conversaciones a partes iguales, ahora, que el foco somos nosotros. Ahora que sentimos la espada de Damocles sobre nuestras cabezas. Pero ésta no es una historia nueva, pues tanto la epidemia como la situación que ha propiciado que estemos así tienen hondas raíces.

En África llevan meses luchando contra esta nueva epidemia de la enfermedad (que con la enfermedad ya llevan años luchando), y lejos de colaborar, los hemos usado como mero espectáculo, lamentándonos por esos pobres africanos que se contaminaban por sus creencias y burdas tradiciones de besar y agasajar muertos, que eran demasiado ignorantes como para poder controlar la enfermedad. Es cierto que el ébola es una enfermedad grave y peligrosa, pero no mucho más que las muchas enfermedades que asolan al continente africano, y una de las razones de la alta mortalidad y morbilidad de dichas enfermedades es precisamente por las precarias condiciones sanitarias que existen en la mayoría de estos países, de cuyo subdesarrollo general somos directamente responsables.

El tratamiento del Ébola se ha convertido en un nuevo pozo de petróleo (ha conseguido lanzar a bolsa a varias farmacéuticas generando impresionantes beneficios desde enero de este año, enlace aquí ). Sin embargo, antes de empezar a experimentar con nuevos sueros milagrosos de nombres estrafalarios, se conocían ciertas medidas que mejoraban e incluso ayudaban a superar la enfermedad en personas diagnosticadas a tiempo. Tratamientos como reponer líquidos, hematíes y plaquetas, pautarles antibióticos para evitar las sobreinfecciones, oxígeno… así como tener unidades especiales de vigilancia para mantener controladas las constantes de los enfermos y poder actuar a tiempo son medidas que se pueden hacer para controlar la enfermedad, pero en África muchos hospitales ni siquiera cuentan con material básico sanitario como guantes o alcohol para poder atender a los pacientes y sus clínicas públicas no tienen otra cosa salvo equipamientos precarios, de esa forma es inevitable que la enfermedad se haya convertido en una plaga mortal e incontrolable. Y nosotros, lejos de colaborar con ellos, hemos observado impasibles como la plaga se extendía y aniquilaba comunidades enteras.

Pero incluso salvando todas las cosas que se han hecho mal, que podríamos haber evitado o ayudado en África, ahora el problema lo tenemos directamente en nuestro país. Y no sólo porque haya fallado algo en la cadena de prevención de la transmisión de la enfermedad – las circunstancias en las que una auxiliar de enfermería se ha infectado están aún por esclarecer-. El problema radica en el origen, en un gobierno que decidió por cuenta y riesgo y en contra del consejo de expertos traerse a dos personas infectadas al mismo tiempo que desmantelaba sus servicios sanitarios nacionales. Traer a dos enfermos a un hospital en el que a causa de los recortes y desmantelamientos ya no había material, ni personal preparado para llevar a cabo una actuación rigurosa y exenta de riesgos. Porque dicha preparación requiere inevitablemente un Gobierno que la financie, y nuestro gobierno estaba demasiado ocupado llenando los bolsillos de sus amiguetes de sobres y los garajes de su ministra de jaguares, quienes no necesitan protocolos de enfermedades contagiosas porque no tiene contacto con el mundo real.

Por otra parte, decisiones como la Exclusión Sanitaria han favorecido e incrementado este tipo de situaciones, hace más de un año ya se denunciaba que debido a este tipo de medidas enfermedades como la tuberculosis, sífilis o el VIH estaban resurgiendo en España, debido a la falta de cobertura sanitaria de una parte importante de la población, que está quedando excluida y relegada a su propia suerte. La situación actual no hace más que aumentar su inseguridad y riesgo.

Ahora el turno le llega a la enfermedad estrella del momento, una compañera contagiada de ébola porque no se han llevado a cabo las medidas de seguridad necesarias, empezando porque se prefirió gastar una millonada en traerse a dos pacientes infectados sin tener las condiciones para poder atenderles con seguridad a enviar ayuda al lugar donde estaba ocurriendo la tragedia (es que esas cosas de enviar ayuda solo se le ocurren a países como Cuba…) , siguiendo con llevarlos en un hospital no preparado y exponiendo a graves riesgos a su personal, el cual heroicamente ha hecho lo máximo por estar a la altura, y terminando con el poco control que se ha tenido con todos los profesionales que trataron a dichos enfermos. No necesitamos explicaciones exclusivamente sobre qué punto de la cadena de prevención falló para que nuestra compañera se contagiara, necesitamos además saber por qué este gobierno ha decidido asesinar a sangre fría nuestra Sanidad universal y pública de calidad, exponiéndonos a riesgos como el que ahora se nos presenta y tantos otros que no copan los medios porque no tienen tanto tirón mediático, no hay más que pasar unas horas en un hospital para que quede nítido que los recortes están lentamente acabando con nosotros. Y ahora tenemos que contentarnos con las medias explicaciones bochornosas que nos da el gobierno. Que no hubiera podido evitar que ocurriera esto en ningún caso porque, sencillamente, llevan años trabajando para que este tipo de situaciones tengan lugar.

BzaPX0UCEAEG2sd

* Aquí os dejo un artículo que me parece imprescindible y esclarecedor, de Olga Rodriguez, para El Diario.es: artículo

 

 

Sonría y diga: ¡PUCHERO!

El PP ha anunciado que tiene la intención de realizar una reforma electoral de cara a las municipales, y naturalmente no una reforma cualquiera, más bien se trata de un nuevo mecanismo para intentar apoltronarse aún más en el poder.

La reforma consiste en que en cada municipio ganaría la lista que consiguiera el 40%de los votos (lista mayoritaria). Consiguen así anular a los partidos más pequeños, unificándolo todo en torno a su gran bloque. Se convierten en únicos beneficiados – junto con el PSOE (¡qué raro!)-, blindando el bipartidismo. Según las encuestas de las votaciones en 2011, el PP se aseguraría gobernar en la mayoría de las ciudades donde ya tiene mayoría absoluta, y ganaría otras tantas, dejando absolutamente aparte a partidos más pequeños.

Es descrita de forma muy vaga en el programa, y de hecho ninguno de los representantes del PP quiere hablar sobre ella – impidieron que el Congreso de los Diputados pudiera hacer un llamamiento al presidente del Gobierno para explicarla- más claros que un libro cerrado nuestros queridos “garantes de la legitimidad democrática”.

Supongo que se imaginan que si los españoles somos conscientes del cambio en las reglas del juego podemos adaptarnos al sistema y comportarnos de manera diferente (que igual no, vaya usted a saber). No es sólo una reforma que les beneficia, necesitan además que no se sepa que se lleva a cabo dicha reforma, pues sólo tendría sentido si se mantienen las votaciones como hasta ahora.

¿Sus razones (valgan excusas, valga “vamos a decir algo por lo menos pa’ disimular)”?
Mayor estabilidad, porque según ellos los gobiernos “multicolor” (con varios partidos en coalición) son más “inestables”. Lo que no tienen en cuenta –o no les interesa- es que son más representativos. Y obviamente más representativos de todo lo que no les gusta, como eso de la Ley Antidesahucios en Andalucía, ( si es que dónde van estos rojos queriendo que la gente tenga casa, por favor…).

¿No os cosquillea la historia? Recuerda inevitablemente a los “Pucherazos” de la Restauración Borbónica Española, en la que se manipulaban elecciones, votos e incluso a ciudadanos a conveniencia para mantener el bipartidismo. “Las elecciones no hacen a los gobiernos, sino los gobiernos a las elecciones” se solía decir (y no hemos evolucionado mucho, como se ve). Por supuesto, otro elemento común con el entonces y el ahora, nuestros caciques del siglo XXI: grandes empresarios y fortunas, grandes medios de comunicación, y sin olvidar a nuestra inseparable Troika, capaz de hacer lo que sea con tal de mantener este sistema criminal.

Tal y como decía Alberto Garzón, el FMI ya lo dijo claramente, la inestabilidad de los dos partidos mayoritarios no es conveniente para llevar a cabo las reformas económicas necesarias. Es un hecho simple, hay elementos sobre los que sí podemos debatir, pero lo que se hace con nuestra economía no es uno de ellos. Nuestro “Estado de Derecho” no es más que una fantasía, nuestros gobiernos pueden decidir sobre ciertos aspectos, pero todo lo que afecte a cuestiones económicas relevantes se convierte en “intocable”, porque eso corresponde al sistema capitalista en el que estamos inmersos. Vivimos por y para este sistema, nos sea favorable o nos aniquile por completo, y el Gobierno sólo puede mirar, y aceptar. Y si hay dos partidos en este país que admiten llevar a cabo dicho sistema sin rechistar son sin duda PP y PSOE, PP porque les favorece directamente a ellos y a quienes representan, y PSOE porque es el único partido con careta de izquierda capaz de venderse en el momento necesario para mantener dicho sistema en movimiento.

Nos han vendido el cuento de que tenemos una Democracia (así con sus mayúsculas bonitas) porque podemos votar cada cuatro años, aunque después durante esos cuatro años el gobierno electo pueda saquear, sobornar, privatizar, precarizar y humillar nuestras vidas a destajo, sin que podamos hacer nada para evitarlo. Y por supuesto, si en algún momento se nos ocurre votar algo distinto a lo que “ellos” consideran “correcto” no se preocupen ustedes, que ya vienen a salvarnos de nuestra absoluta ignorancia y a cambiar las reglas del juego para que todo siga estático, para que nadie los mueva.

La reforma es legal, pero vergonzosa a meses de unas elecciones, demuestra que están preocupados, que el miedo empieza a cambiar de bando, pero que siguen teniendo elementos para intentar perpetuarse en el poder.

El problema no son las elecciones en sí, todos los modelos plantean pros y contras, y merecen ser estudiados y debatidos. Necesitamos sistemas intermedios –como los revocatorios, que permitan a la ciudadanía destituir a un gobierno que no cumple con el programa que propuso, o que actúa en contra de los intereses de quienes les han votado- , porque lo realmente preocupante es la absoluta falta de control que tenemos los electores sobre los elegidos durante su mandato. Ellos siempre van a encontrar las artimañas para que las elecciones les sean favorables, tienen capital, medios a su disposición, y poder. Y además cuentan con nuestra pasividad, pilar fundamental de sus continuas victorias. No tendrían nada si todos decidiésemos ponernos en pie.

Para poder decidir es indispensable conocer, informarse, ser críticos. Vivimos en una pseudodemocracia (y más pseudo que la quieren hacer), pero si queremos, está en nuestra mano cambiar algo. Por favor, a votar se va leído, y bien leído.

pucherazo